viernes, 3 de enero de 2014

La moneda lanzada al vacío





¿Empezar por dónde? Pues por el principio, sí es que lo hay.

Más allá de cualquier torrente de palabras con poco o ningún sentido. Es el momento en el que contemplo mi reflejo en el charco de agua de mi alma, en que distingo dos fuertes pasiones.
Lejos de conjurar la locura, como la enlutada pluma de algunos ominosos autores han hecho, como yo mismo he hecho en numerosas circunstancias, me limito a ser un mero espectador de mis propias pasiones. 

Como persona escindida, confío en que la moneda lanzada al vacío no caerá de canto, sino que decidirá por una de sus caras.

El temor reverencial de un futuro en el que claramente reconozco que de haber tenido solo un poco más de fe, tan solo un poco más de árida paciencia, tan solo un poco más de desesperado tesón para creer en los milagros… las cosas hubiesen sido diferentes. ¿Cómo de diferentes? No puedo saberlo, curiosamente me está vedada mi propia utopía… 

En la otra cara está la posibilidad del nuevo suspiro, la sonrisa cómplice, la emoción vibrante del encuentro y la comprensión. Al rompecabezas le faltan algunas piezas, ni tan siquiera distingo el contorno de la imagen; solo sombras informes. Pero allí están el resto de las piezas, delante de mí.

La mano que arroja la taba no tiembla ni titubea, a una jugada del azar lo ha arriesgado todo.
Hace muchos años, hubo un tahúr olvidado… la historia no registra su nombre, tan solo que fue el marido de doña Delfina de Barragán y que perdió todas sus posesiones en una mano de taba…

Nuevamente paso las madrugadas escribiendo sobre ratas y quimeras, exorcizando mis propios demonios.

Antes de que la moneda caiga, mientras gira ciegamente en el aire, extiendo la mano y la tomo.
Mi puño se cierra con fuerza.

Los tahúres de la vida me recriminan con voces altas, desde calles desoladas, desde libros ajados, desde recuerdos borrosos. Con voces muy altas y enojadas.

¡Ah, secreto guardado bajo siete llaves, oculto en el corazón!

Somos amos de nuestros destinos. Para hacer o deshacer. 

Será hora de decidir… 

Mathematicus

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported .