martes, 26 de marzo de 2013

El Show de Tinelli y la Industria Cultural



[Texto que escribí el año pasado, para la cátedra de Literatura; es sobre el poderío de Marcelo Tinelli (conocido por muchos latinoamericanos) y un texto llamado "La industria cultural" de Theodoro Adorno y Max Horkheimer. Hace tiempo no redacto ninguna cosa digna de mención para el blog, por lo que tuve a bien actualizarlo con esto. Que es una situación adaptable a cada país de este planeta... Saludos y, sin otro particular, buenas noches...
mr. Nemo]


Los poderosos y nocivos engranajes de la Industria Tinelli trituran la sociedad argentina como si se tratara de un enorme mortero que homogeniza clases sociales.
El único vínculo posible entre una anciana jubilada en un consultorio médico de tercera clase y una jovencita yuppie de Palermo Soho parece ser el ataque cerebral de una vedette en el Bailando de Marcelo Tinelli.
 
El trayecto de Tinelli a un discutible éxito comenzó durante el mandato de Carlos Saúl Menem: momento en que la política era mediatizada en una forma banal y carente de plataforma discursiva hasta el punto en que Menem mismo se exhibía en los medios con su automóvil último modelo o reposando en sus largas vacaciones buscando la aprobación y admiración popular.  Finalmente la corrupción institucional y los escándalos políticos fluyendo como un río en el escenario nacional eclosionaron en que los argentinos comenzaran a dejarse arrullar por un nuevo tipo de entretenimiento que no los obligaba ni a razonar ni a plantearse cambios o hacer introspección de errores (cosas fatigosas para un buen capitalismo).
 
Hoy, la autoridad y validación de este espectáculo está dado no tanto en su contenido nulo como en su brutal reconocimiento social, que fuerza a más individuos a no quedarse fuera del sistema Tinelli e integrarse al mismo.
 
Como Theodoro Adorno y Max Horkheimer postularon, esta industria cultural lleva a la estandarización e imposición no solo de necesidades virtuales e irreales que giran satelitalmente al profundo negocio de los shows de Tinelli sino también a estandarizar y homogenizar a la sociedad sumergiéndola al fin y al cabo en un rol de consumo directamente dado y establecido por los poderosos dirigentes empresarios a los que responde el empresario Tinelli y, en crescendo, al poder capitalista de la lógica industrialista.

Tinelli y su Show, sin molestarse en negarlo u ocultarlo, rompen cualquier límite con lo que cultural, moral o intelectualmente es considerado correcto; promoviendo discursos de agresión y pleito, desnudez prácticamente explícita así como un concepto distorsionado sobre el éxito o los valores.
Lúdicamente el Show alabará los beneficios providenciales y gentiles que permitirán al espectador comprar en múltiples cuotas sin interés algún artefacto completamente prescindible.
 
Se le ofrece al público la ilusión de participación e integración, se los hace sentir parte del show, como parte de una inmensa familia con Tinelli como cabeza y grupos de vedettes y celebridades, sin ningún tipo de discurso, como referentes.
 
Sin importar que el Show se oculte detrás de un desdibujado horario de protección al menor, múltiples programas satélites al Show de Tinelli se encargaran de retransmitir e inspeccionar cada uno de los detalles por las tardes; creando niños sexualmente precoces que se preparan para insertarse al sistema de consumo siguiendo los estándares establecidos por el Show que cada tarde absorben de la mano de sus padres. 
Es, pues, esta Industria Tinelli no solo un producto de la degradación cultural argentina, sino que este show es creador y promotor de esa cultura y defensor de vanguardia del sistema en el que se haya sumergido al hombre como individuo y masa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported .