lunes, 1 de febrero de 2021

Fantasville: última página

Hay una frase que mi madre repite a menudo intervino Mireen. Y que siempre ha sido una de mis favoritas. Dice que las cosas que más ambicionamos son las que más pronto nos destruyen.

Fantasville – La venganza de la bruja

 

Continuando con la temática de cierre de proyectos y de ciclos en el contexto pandémico, ahora le llegó el turno a Fantasville. La cita anterior es del primer libro de la saga que leí, siendo bastante chico, en algún pasado remoto. Probablemente fuera un descubrimiento hecho en la Feria del Libro Infantil de Buenos Aires. En una biblioteca pude leer La piedra de los deseos (#9) y luego conseguí La bestia oculta (#12) y Los monstruos de hielo (#5). Las coloridas tapas eran apenas un reflejo de la riqueza (en concepto de imaginación) de los relatos. Un pueblo costero que tenía un castillo con una bruja, un pantano, aguas donde nadaban tiburones blancos, un desierto donde dormían algunos dragones milenarios, un vagabundo (exalcalde de Fantasville) versado en historias sobrenaturales, un cementerio tenebroso en el centro mismo del pueblo y un sinfín de posibilidades, que iban desde invasiones extraterrestres hasta viajes a otras dimensiones o mundos.

 

Esa introducción es la que justifica —a mi juicio— que años después me interesara en buscar los otros libros de la colección en Mercadolibre o en librerías de usados. Así descubrí que —en líneas generales— los libros son fáciles de encontrar hasta el volumen 8; escasos hasta el volumen 12, aunque conseguibles con paciencia; realmente difíciles hasta el volumen 16 (si quien los vende tiene idea de lo que vende, suelen tener precios inflados) y luego son, al menos en Argentina, prácticamente inconseguibles. En los niveles más bajos del iceberg están los libros digitalizados, las traducciones hechas por fans y los últimos tres libros, que son legendarios. El último (el jefe final de este juego de búsqueda)  ni siquiera se puede localizar digitalizado en inglés. Así lo afirmó mi dealer de libros “digitalizados” y a sus palabras me remito. Acabo, pues, de terminar de leer el último libro (El regalo de la bruja #24) de un pdf de la traducción francesa que mi dealer pudo localizar en las zonas más inhóspitas de Internet.

 

Si algo me gusta de Fantasville es la capacidad que ha tenido Kevin Christopher McFadden (cuyo pseudónimo, Christopher Pike, es una referencia al capitán Pike de Star Trek) para crear un universo literario con tan prometedor potencial. A lo largo de los libros surgen una serie de datos que comienzan a responder la pregunta que siempre se ha hecho Watch: 

 

Si nunca has leído ningún de Fantasville, a continuación te dejo una breve sinopsis que puedes omitir. 

 

Adam Freeman es un muchacho de doce años que acaba de mudarse a Springville con su familia desde Kansas City, apenas al llegar a su nuevo hogar va hasta un kiosco para comprar un par de Coca Colas cuando conoce a Sally (Sarah) Willcox, una peculiar chica de su edad que, al conocerlo, afirma tener una crisis de identidad, se bebe la Coca Cola de Adam, asegura encontrarlo atractivo y, por si fuera poco, le aconseja que se vaya inmediatamente del pueblo. Fantasville —el verdadero nombre del pueblo que solo los iniciados conocen— es un lugar donde suceden toda clase de cosas sobrenaturales y macabras, afirma Sally. Ella lo lleva a conocer a Watch, uno de sus mejores amigos (cuyo nombre viene de los 4 relojes de pulsera que lleva). Watch —llamado “Tic-Tac” en la traducción francesa— es un chico misterioso de quien nadie sabe su nombre real. Su familia, al parecer, está dispersa por todo el país y por eso a él le gusta ver todos los husos horarios de Estados Unidos en sus relojes. No solo es un genio en cuestiones científicas, también es un apasionado de la investigación de los misterios de Fantasville. La anteúltima integrante del grupo es Cindy Makey, quien es nueva en el pueblo al igual que Adam. La pandilla la ayuda cuando un fantasma (que luego descubrirían que era su abuela) secuestra a su hermano pequeño junto al viejo faro del muelle. Cindy es el contrapeso de dulzura al cinismo y mordacidad de Sally. Entre ella y Adam hay una tensión romántica que crece a lo largo de los libros. Aunque hay algunos personajes secundarios que tienen una cierta —pero mínima— continuidad (como Paton, el dueño maniático del negocio de excedentes del ejército, o Tira Jones, una chica que había estado doscientos años poseída por un alma antigua), un personaje que terminaría volviéndose parte del grupo es Bryce Pool, descrito por Sally como “un James Bond de doce años”. La única razón válida para la integración de Bryce en la pandilla es que es, básicamente, un generador sin fin de deux ex machina (así sea conseguir un rifle de francotirador en el medio del desierto). Por último están Ann Templeton, la misteriosa y bella bruja del pueblo, y Bum, el vagabundo que antes había sido alcalde de Fantasville. Todos los libros son autoconclusivos y todas las aventuras tienen 100 páginas a letra grande para finalizar.  A lo largo de estas aventuras es que se irán revelando ciertos datos sobre…

 

¿Por qué suceden tantas cosas extrañas en Fantasville? Uno de los libros que, posiblemente, más aclara este aspecto es Los monstruos de hielo. En pocas palabras, Fantasville es uno de los últimos vestigios del antiguo continente perdido de Lemuria, que fue destruido en un cataclismo mundial provocado por una guerra centenaria contra la Atlántida, el otro continente perdido. Esa guerra, sin embargo, fue apenas un reflejo de una guerra mucho mayor que se libraba (y sigue librando) en las estrellas, donde otras civilizaciones humanas ayudaban a Lemuria o a la Atlántida para asegurarse la posición en un campo de batalla. Ann Templeton (descendiente de la muy famosa Madeline Templeton, la bruja fundadora de Fantasville) pertenece a esta raza venida de las estrellas (de las Pléyades, para ser exactos). Debajo de la tierra de Fantasville habitaban los Pith, un pueblo de androides, antiguos lemurianos. Cerca de su costa viven escondidos los nimbas, el pueblo lemuriano de los hombres-tritón. La dragona Slathon, que duerme en una caverna en el desierto cerca de las montañas, mantiene comunicación con dragones que habitan en otros planetas. Es decir, se establecen unas muy fuertes conexiones entre Fantasville y sucesos ocurridos en otras galaxias. La tumba de Madeline Templeton es también un portal que permite viajar a otras dimensiones y épocas (como aprendemos en La senda secreta). En Pasado mortal, cuando la pandilla viaja a la época de los dinosaurios, aprendemos que la tumba de Madeline fue emplazada, con todo propósito, en el mismo lugar donde un gigantesco volcán desató una erupción tan poderosa que distorsionó las hebras mismas de la realidad. Así, Fantasville es un imán de fantasmas, monstruos y toda clase de criaturas sobrenaturales que resultan casi siempre ser alienígenas o seres de otras dimensiones.

 

Lo más inquietante es que la bruja les asegura en varias oportunidades que ellos estaban destinados a algún tipo de propósito mayor. Una y otra vez Ann Templeton los pone a prueba para que maduren como personajes. Aunque al principio Sally y Cindy desconfían de Ann (sobre todo Sally, quien le tiene un abierto miedo), termina quedando muy en claro que la bruja les tiene un verdadero afecto. Así que, luego de varios años elaborando teorías con base en la riqueza de posibilidades ya expuesta (y considerando que el último libro se llama The Witch's Gift), volvemos al punto de partida. 

 

¿Tiene Fantasville un final a la altura de años de expectativa? No. En lo más mínimo. No se revela un plan mayor, no conocemos la historia de la familia de Watch ni Adam y Cindy se dan un beso de amor. El último libro es, en el mejor de los casos, decepcionante. Sí, la pandilla salva el mundo (otra vez), ¿pero no han hecho eso ya varias veces? (doce veces, para ser exactos). En el último libro, Ann Templeton cita a la pandilla a su castillo para informarles que, esa misma noche, ella volverá a las estrellas. Hay una referencia, hecha por Adam, a Faltoreen, el supuesto marido o pareja de Ann, quien es comandante de una flota de naves en las Pléyades y también es padre de Mireen, la hija de Ann Templeton a quien conocimos en La venganza de la bruja y de quien nunca más supimos nada. Nadie la menciona (así como nadie se pregunta qué pasará con el castillo o con los trolls que viven en las mazmorras). Supondremos, por amor a la coherencia narrativa, que quizás una nave ya la había transportado hacia las Pléyades. Como regalo de despedida, Ann dice que les concederá un deseo a cada uno. Los deseos que ellos piden (Adam pide saber tomar la mejor decisión posible en toda circunstancia; Sally, una tarjeta de crédito de fondos infinitos; Watch, leer la mente; Bryce, una nave espacial y Cindy pide gustarle al chico a quien le gustaba) intervienen en el desarrollo de la aventura, nada más. El deseo de Cindy zanja una cuestión un poco forzada que se plantea desde el libro 22 —dos libros antes de que termine la saga—: un triángulo amoroso entre Adam, Cindy y Bryce. Por supuesto, si conocemos a la pandilla, ya sabemos de antemano que ellos renunciarán a sus poderes al final de la aventura.

 

¿Cuál es tu deseo? Quedé tan decepcionado sobre el final de Fantasville que no pude menos que ponerme a buscar, como un desesperado, alguna entrevista hecha al autor que me explicara qué había sucedido (y que me pidiera disculpas, si era posible). Si bien Christopher Pike es conocido —o eso decía en una página— por dar muy pocas o ninguna entrevistas, pude localizar una donde se daban ciertos datos esclarecedores. 

 

SS: What was the pressure on you like throughout the ’90s? You were churning out multiple books a year.

CP: Oh, the pressure. Yeah, during the Spooksville books. When I was doing Spooksville books and the young adult books and I was doing some adult work, actually the pressure on me was immense in that period. And just at the end, I think my young adult books suffered. Like Star Group, Execution of Innocence, Hollow Skull, I think all of those books at the end of my young adult contract with Simon & Schuster in that period of time were inferior books to the others — the last three or four were weak because I was overworked, I was burned out on young adult, and like I said, having to write Spooksville on top of it — you see, Spooksville came out once a month. And I was still writing some adult: The Cold One, The Listeners, later I wrote the Alosha series. 1*

 

La clave para la conclusión estuvo todo el tiempo en mis manos. Hablo de La venganza de la bruja, el primer libro que tuve. En esa aventura, la pandilla está aburrida, así que deciden visitar a Ann Templeton. Entran al castillo y descubren unos collares, cada uno con una piedra preciosa distinta, que tienen unos cartelitos: FUERZA, MADUREZ, BELLEZA, INMORTALIDAD (lo que cada uno de ellos más deseaba). Tan pronto como se los ponen, las puertas de salida desaparece y descubren que no pueden quitárselos. Watch —quien de hecho había querido ver a Ann para pedirle que le curara la vista— comienza a hacerse más fuerte; Adam comienza a hacerse mayor; Cindy, a brillar con una luz propia y Sally a rejuvenecerse. No solo están atrapados, sino que tienen que descubrir cómo sacarse los collares antes de que Adam muera de vejez, Cindy desaparezca en el aire y Sally se convierta en un feto. 

 

Hay una frase que mi madre repite a menudo intervino Mireen. Y que siempre ha sido una de mis favoritas. Dice que las cosas que más ambicionamos son las que más pronto nos destruyen.

 

“Christopher Pike es uno de los autores de novelas de ficción para adolescentes más vendidos en este planeta”, se lee siempre debajo de la breve biografía final del autor. De hecho, su nombre en la portada del libro es apenas más pequeño que el propio título. Cuando escribió Fantasville, Christopher Pike era ya una marca. Es decir, un autor de bestsellers, alguien que escribe cosas que se venden porque tienen su nombre en la portada. 

 

And they said, well, we want to build your career.  (…) When Simon & Schuster began to publish my books, they were very open with me. They told me I could write what I wanted as long as I sold tons of books. [laughs]. (…) 2*


Todas las pequeñas incongruencias que a lo largo de los años les he ido achacando a los traductores (pues cambian de libro a libro) al parecer tienen su raíz en la industria editorial misma. A razón de un libro por mes, pues eso le exigía la editorial que lo había convertido en un escritor de bestsellers, y considerando la enorme presión que tenía, Christopher hizo lo que pudo para satisfacer las demandas del mercado. Ensambló lugares comunes, clichés, deux ex machinas, temáticas recurrentes de la ciencia ficción y aspectos recurrentes en su literatura (Ann, por ejemplo, es el nombre de su hermana pequeña). Después de todo, Fantasville nunca trató de ser más que una colección ligera de fantasía y ciencia ficción para chicos.

 

¿Cuál es tu deseo? El mío era, después de tantos años, llegar al último libro y descubrir el final absolutamente espectacular que siempre exigí, pero que nunca merecí. Lo mismo que hizo la pandilla en el castillo de la bruja, entiendo que no todos los deseos pueden cumplirse y logro, después de tantos años, quitarme del cuello el collar embrujado que ni siquiera sabía que tenía. La puerta de salida se materializa, por fin puedo abandonar Fantasville.

Si no existe un final, siempre podremos vivir nuevas aventuras.

 

Sin otro particular,

Nemo

 

Agradecimiento especial a Leo, a quien le debo el favor de haber localizado el último libro.

Artículos:

(1*, 2*) Entrevista hecha por Sarah Stankorb en Electric Lit

Dieciséis curiosidades sobre los libros de Pike, escrito por Erin McCarthy en Mental Floss

(En este artículo aprendí lo del nombre de Ann o que el pseudónimo era una referencia a Star Trek)

1 comentario:

  1. Excelente reseña! Soy fan de los libros y tengo los 16 primeros desde que era chico. Si tenes alguna idea donde puedo ir consiguiendo del 16 al 21 avisa porfa!! Como bien decís es prácticamente imposible acá!

    ResponderEliminar

Follow Us @soratemplates